Sistemas de extinción automática para cocinas industriales

Las cocinas industriales (cocinas del sector de restauración como hoteles, restaurantes, bares, etc. o de colectividades como hospitales, escuelas, residencias, oficinas…) presentan un riesgo de incendio elevado debido a las altas temperaturas y los productos inflamables como la grasa, por lo que es necesario utilizar sistemas de extinción automática adecuados, que cumplan con los requisitos básicos para la protección de la misma.

Pero, ¿cómo funciona un sistema de extinción automática? Cuando las zonas protegidas de la cocina llegan a una temperatura elevada debido al fuego, el sistema de extinción automática libera, de manera rápida, un agente extintor espumógeno inocuo, creando una capa que refrigera y evita la reignición.

Zonas y equipos a proteger

Los riesgos y equipos que se tendrían que proteger mediante el sistema de extinción son, como mínimo, los que se listan a continuación. La protección debería ser simultánea en todos ellos independientemente de cuál sea el origen del fuego.

1.- Campanas de restaurantes, comercios e instituciones.

2.- Plenums, conductos y filtros con sus respectivos electrodomésticos para cocina.

3.- Elementos especiales para la retirada de grasa.

4.- Elementos para el control de olores.

5.- Dispositivos para la recuperación de energía instalados en el sistema de extracción de

gases.

Si solo se protegen las zonas de cocción y no todos los equipos, se corre el riesgo de que el fuego ignite en la grasa de alguno de ellos y se extienda al resto del edificio.

Actuación del sistema

Todos los sistemas deberían contar tanto con métodos de actuación automática como manual. Éstos podrán funcionar mediante mecanismo mecánico, electrónico, neumático o hidráulico, deberían ser independientes el uno del otro con el fin de evitar que el fallo de uno impida el funcionamiento del otro. En caso de que el dispositivo de disparo funcione empleando una única línea para la detección mecánica y control remoto manual, éste último debería estar instalado en línea, antes de todos los dispositivos de detección, de forma que un fallo en uno no impida el funcionamiento del otro.

No se debe permitir sistemas en los que la detección y/o activación se realice por efecto del calor producido por el fuego sobre bulbos térmicos, fusibles térmicos u otros elementos de naturaleza análoga ubicados en difusores del tipo cerrado que formen parte de un sistema de tubería húmeda o similar. Sin embargo, se permitiría la instalación de difusores de tipo cerrado siempre que la apertura de cualquiera de ellos implique la apertura de todos los que componen el sistema.

La detección automática y el sistema de activación manual debe estar de acuerdo con el manual de instalación y mantenimiento del fabricante y se debe ubicar en la vía de evacuación un medio fácilmente accesible para la activación manual del sistema.

Ubicación del sistema

Los contenedores de agente extintor y de gas propelente deberían estar ubicados en lugares donde el rango de temperatura ambiente esté dentro de los valores especificados en el manual de instalación y mantenimiento del fabricante, de lo contrario se debe facilitar un sistema de protección para mantener la temperatura del conjunto dentro de ese rango.

Lo recomendable es evitar aquellas ubicaciones en las que se prevean amplias y continuas variaciones de temperatura que puedan dar como resultado una degradación prematura del agente y por lo tanto una merma sensible en su capacidad extintora. Además de evitar zonas donde puedan estar expuestos a daños mecánicos, químicos, inclemencias meteorológicas o acción directa del sol.

Los conjuntos de contenedores de agente extintor y gas propelente, deberían ser fácilmente accesibles para su inspección, mantenimiento y recarga

Componentes:

Únicamente podrán ser usados aquellos componentes a los que se haga referencia o se permitan por el manual de instalación y mantenimiento del fabricante.

En el caso de los dispositivos de actuación, éstos deberían ser diseñados para funcionar bajo las condiciones previstas y en un rango de temperaturas de -20 ºC a +50 ºC. Simultáneamente a la activación del sistema, deberían ser desconectadas todas aquellas fuentes de combustible o de energía eléctrica que generen calor en los equipos protegidos.

Prueba y mantenimiento de las instalaciones

El sistema completo debería ser probado según lo requerido en el manual de instalación y mantenimiento del fabricante. Las pruebas deberían determinar que el sistema ha sido correctamente instalado y que funcionará como se ha previsto.

Se deberían realizar aquellas labores de mantenimiento indicadas en la Reglamentación vigente en cada momento y llevar a cabo, al menos semestralmente, el mantenimiento de acuerdo con el manual de instalación y mantenimiento del fabricante.

Ventajas de los sistemas de extinción automática:

  • Ofrece una respuesta rápida
  • Protege simultáneamente todos los equipos de la cocina
  • Es autónomo y está activo 24 horas
  • No es tóxico para los seres humanos, no contamina el medio ambiente y es fácil de limpiar
  • Bajo coste, supone menos del 5% del coste de equipamiento de una cocina industrial.
  • Vida útil larga
  • Es fácil de instalar y mantener

Los sistemas de extinción automáticas son importantes y una gran herramienta para proteger su cocina, la vida de sus empleados y su negocio. Pero si no se cumplen las normativas, esa protección es incompleta, por eso en Protech PCI, estamos a su disposición para asesorarle y ofrecerle la mejor opción para usted. No dude en contactar con nosotros.

Recent Posts

Leave a Comment